Inicio Noticias Liberales Jovenes y liberales

Jovenes y liberales

251
0
Compartir

Son jóvenes, atractivos y liberales. Son lo nuevo, lo fresco. Ni de derechas ni de izquierdas. Centristas. Postideológicos. Dan bien en los medios y arrasan en las redes. Están de moda. Emmanuel Macron es el último. Pero en este equipo juegan también Justin Trudeau, Mark Rutte, Guy Verhofstadt y dos que aún calientan en la banda, Tim Farron y Albert Rivera.

Trudeau nació en 1975 cuando su padre, Pierre, llevaba ya tres años en el cargo de primer ministro de Canadá. Justin cogió las riendas del Partido Liberal, al que el intelectual Michael Ignatieff había llevado a la peor derrota de su historia, en 2012. Tres años después, tras una brillante campaña que dio la vuelta a los sondeos, obtuvo la mayoría absoluta. Muchos le consideran el heredero natural de Obama, el reverso de Donald Trump.

Su índice de aceptación y la intención de voto de los liberales han caído tras la presentación de un presupuesto que aumenta las tasas sobre el alcohol y baja las subvenciones al transporte público. Eso sí, su fama es mundial. Hace unos días se puso unos calcetines de la Guerra de las Galaxias y arrasó en las redes sociales.

Su homólogo holandés, Mark Rutte, 50 años, está en las antípodas. Discreto sobre su vida privada, oficialmente es soltero y vive con su madre. Hace dos meses se impuso en las elecciones holandesas más seguidas internacionalmente de la Historia. El miedo a Geert Wilders, ultra y antieuropeísta, que encabezó los sondeos durante meses, hizo temer un Nexit, a imitación del Brexit. Desde entonces, y como es tradición en un país con un sistema electoral de proporcionalidad pura, Rutte está armando una coalición que gobierne Holanda.

Macron, 39 años, victorioso ayer, también va a tener problemas en su Parlamento, la Asamblea Nacional, que se renueva el próximo mes. Tendrá que fabricar un partido sobre la base de los últimos centristas de François Bayrou, más socialistas y gaullistas disidentes de sus decaídas formaciones. Promete incorporar rostros nuevos de la sociedad civil. Veremos.

Francia parece marcar una tendencia de fondo. Slavoj Zizek decía en este periódico hace unos días que “en Europa hay señales de una reordenación del espacio político”.

La decadencia de la familia socialista, barrida electoralmente en el Reino Unido, Francia, Holanda y España, y sobre todo su falta de ideas nuevas parecen haber dejado el campo libre a dos fuerzas antagónicas. Una izquierda contestaria con propuestas ajenas a la ortodoxia europea como las de la Francia Insumisa de Jean-Luc Mélenchon o las de Podemos y lo que Zizek denomina el “neoliberalismo con rostro humano” que encarna Macron.

Nuevo centro radical

Anne Applebaum se refería en The Guardian a este fenómeno como el nuevo centro radical, una denominación que también emplea Zizek. Hay que recordar que el término radical, antes de ser asimilado al de extremista, designaba a los liberales de izquierda que fueron absorbidos por la socialdemocracia. Una izquierda anticlerical, no marxista, que sólo sobrevivió en Italia y que fue siempre europeísta.

Applebaum comparaba a Macron con Tony Blair. En efecto, el centrismo de este ex ministro socialista que se define como social liberal puede asemejarse con el del hombre que sacó a los conservadores de Downing Street y encarnó el New Labour. Cómo se parecía el Blair joven a este joven Macron: abiertos, optimistas, con el mercado como centro de la economía.

Los nuevos liberales, entre los que hay que incluir al británico Tim Farron, 46 años, y al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, 37 años, han asumido los valores económicos de la derecha (no subir impuestos, por ejemplo) y los valores laicos de la izquierda (verbigracia, el matrimonio gay) como bien ha observado Oliver Roy, filósofo y politólogo francés. Corazón a la izquierda, cartera en el bolsillo derecho.

Y un marco geográfico, europeo. Han comprendido que el espacio nacional es demasiado pequeño en la era de la economía global. Por eso, quizá el representante del Parlamento Europeo en el Brexit es otro liberal, el belga Guy Verhofstadt. A sus 64 años y con nueve años como primer ministro en el currículum, puede ejercer de hermano mayor de estos jóvenes, guapos y liberales, que están llegando al poder.

Fuente: http://www.elmundo.es/internacional/2017/05/08/590f82b5e2704e11688b4603.html