Inicio Politica Internacional Liberalismo en 3 partidos diferentes y no estamos hablando de Chile

Liberalismo en 3 partidos diferentes y no estamos hablando de Chile

626
0
Compartir

De los cuatro partidos que acompañan el gobierno de Juan Manuel Santos, el Liberal es ahora el llamado a poner un candidato presidencial que aglutine, para primera vuelta, a quienes defienden el legado del Gobierno y respaldan la implementación del Acuerdo.

Esto en vista de que los conservadores están divididos y parecen decididos a avalar a Marta Lucía Ramírez, cercana al Centro Democrático. Cambio Radical tiene candidato propio, Germán Vargas, quien guarda un silencio estratégico; y La U se quedó sin precandidato ante la renuncia de Juan Carlos Pinzón y la declinación de Roy Barreras.

Además, los otros sectores que acompañan la política de paz, por ahora, irían por su lado para primera vuelta: el bloque de la Alianza Verde, el Polo Democrático y Compromiso Ciudadano, y por otro lado el Progresismo, la Unión Patriótica y Marcha Patriótica.

MÁS LIBERALISMO QUE PARTIDO

Los liberales son la colectividad con más precandidatos presidenciales en reserva, seguidos por los uribistas: Humberto de la Calle, Juan Fernando Cristo y los senadores Juan Manuel Galán, Juan Fernando Velasco, Viviane Morales y Edinson Delgado.

Pero tampoco la tienen fácil. Unos quieren consulta abierta, como Galán, otros prefieren que allá un consenso al interior, y otros, como Cristo y De la Calle, de entrada, plantean un candidatura de una convocatoria más amplia.

Según Bibiana Clavijo, especialista en Marketing Político y docente de la U. del Rosario, los liberales están divididos en tres: La U, Cambio Radical y el Liberal. Agregó que la mayoría de los candidatos de estas colectividades son de origen liberal. “Puede que en este momento La U no tenga candidato, pero es temprano y los jugadores están esperando el movimiento del uribismo para mover sus piezas. De esto dependerán candidaturas y alianzas”.

En el preciso momento en que se hizo “oficial” que el partido del presidente Santos no tendría candidato para las presidenciales, empezaron a darse movimientos en los demás partidos, según explicó Luis Fernando Vargas, doctor en Estudios Políticos y docente de la U. Eafit.

Agregó que esto puede leerse como beneficio, sólo si cada partido, en este caso el Liberal, sabe administrar tal carencia y logra establecer coaliciones que le permitan mantener las líneas trazadas por el Gobierno en defensa de la implementación del Acuerdo.

“No es fácil, pues tiene que enfrentar la incredulidad de otro sector de la sociedad y, por supuesto, a las banderas del CD y sus posibles aliados. Es un reto que depende sí, y solo sí, el presidente Santos logra entregar mayores avances en la implementación. El proceso está muy colgado”.

Según el representante liberal Iván Darío Agudelo, la consolidación de la paz necesita de hombres con un alto grado de desprendimiento, por lo que la candidatura no es un tema de un solo partido sino de quienes creen en un país educado y reconciliado.

LA U: ENTRE VARGAS Y EL PL

Con el traspié de La U no solo se beneficia el P. Liberal, sino todos los partidos, porque según Nicolás Liendo, vicedecano de la Escuela de Política de la U. Sergio Arboleda, se reduce la competencia.

Precisó que no es tan seguro que La U se desbande, porque han ganado las últimas tres elecciones a Senado y son el partido con más representantes, sumando alcaldes, gobernadores, diputados y concejales. “Salvo una disolución absoluta, dudo que desaparezca de un día al otro porque el botín es muy grande”.

¿Qué caminos le queda entonces? Yann Basset, director del Observatorio de Procesos Electorales de la U. del Rosario, La U es un partido de congresistas, más que un partido presidencial. “Nunca tuvo candidato fuerte (salvo Santos, que fue algo más allá de La U). Ahora, el reto es no dividirse y elegir entre Vargas Lleras o hacer coalición con los liberales”.

Para Germán Valencia, investigador del Instituto de Estudios Políticos de la U. de Antioquia, se está dando un giro en la estrategia partidista. Aseguró que La U no es ni atractivo para Santos ni para Uribe, pues ambos saben que está desgastado. “El presidente dice que es liberal y el expresidente tiene ahora un partido propio. Solo lo defiende los que no tienen para donde irse o quien los respalde”.

Mientras tanto el P. Liberal, tras la decisión del Tribunal Administrativo de Cundinamarca de no frenar su VII Congreso Nacional, se prepara para no perder la oportunidad de tener un presidente propio, después de 20 años.