Inicio Portada Yo Anulo

Yo Anulo

981
0
Compartir

El voto nulo, es un voto mal emitido. Esto puede ser accidental o intencional y cuando es intencional manifiesta una voluntad clara, no me completan los candidatos y sus propuestas, esta columna por supuesto trata sobre el voto nulo intencional.
Los que entienden la política como el futbol, o como cualquier deporte, en la estrategia del ganar o perder, no aceptan que alguien vote nulo, menos en una elección tan estrecha como la actual, que se decidirá según dicen por 30 o 40 mil votos. Argumentan que es un voto desperdiciado, o que corresponde a los “que no se mojan el potito” como decimos coloquialmente en Chile, pretenden hacer uso de una autoridad moral muy cuestionable (y de dudosa adquisición) para llamarte la atención, y no solo discutir tu postura, sino que llamarte a decidir. Peor aun cuando quien vota nulo tiene alguna figuración publica, la inquisición parece ser de una autoridad moral aún más alta, para llamarte a tomar posición.
65.814, fueron los votos nulos en la elección presidencial pasada (menos que en 2013, y mucho menos gente que en 2009, es decir más gente tomo posición en esta elección). Más que los votos de Artes y Navarro juntos, claro, el análisis político de estos votos no es interesante, pero dudo que podamos pensar que fueron 65 mil chilenos (asumiendo que todos anularon intencionalmente) los que fueron a votar, pensando en anular, como un acto de aburrimiento, o porque no tenían donde dibujar en la casa; es por supuesto un acto de protesta, de indignación o de simplemente decir “ninguno de los candidatos satisface mis preocupaciones sobre el futuro del país”. ¿No deberíamos entender claramente el mensaje de alguien que, en un día libre, que no quiere apoyar a nadie, se levanta igual, hace la fila y anula? Me parece que es un acto de democracia tan legítimo, y talvez (si me lo permite) un 0.0001% más valioso desde el punto de vista de las ganas de manifestar voluntad respecto de quien efectivamente quiere apoyar a alguien, que cree que SU candidato le dará ciertas condiciones, una pega, o una ayuda social incluso. Por supuesto, en el escenario de que no tengo candidato, pareciera ser más racional no ir a votar, pero no, el voto nulo intencional, tiene un mensaje claro, y ojo que 65.000 votos, te dan para tener un partido político.
Que en cada elección presidencial haya menos votos nulos podría interpretarse como un efecto de la polarización de la política chilena, se ve sociológicamente mal el no tomar posición, yo decido, yo “me mojo el potito” y talvez por eso nos cuesta tanto convocar gente al centro político que buscamos, se ve mal no tomar posición, se entiende como esconder la cabeza.
El no tener un candidato presidencial, es derechamente coincidente con votar nulo, y con el llamado que muchos hemos hecho a ir a votar, cero lógicos tendría pasarse 3 meses llamando a votar y decir, “no tengo candidato, asique no voto” No seriamos pocos los que alegremente marcaríamos por ninguno de los anteriores, si dicha opción existiera como en el estado de Nevada.
Hoy se discute que debemos elegir el mal menor, pero ese mal menor no lo decides tú, ni menos yo, lo decide la mayoría, la suma de todas nuestras voluntades, por tanto, inmediatamente que uno de los candidatos gana, debes comprender si estas en la vereda de lo “correcto o de lo incorrecto”. Para mi el anular, es un mensaje de que, como ciudadana, sin alguien que me represente debidamente, acatare la decisión de la mayoría, y seguiré participando en política igual que siempre, para el bien común, sin las pataletas poco creíble del “me voy del país”. Yo no me resto del juego de la democracia, solo no participo dentro de la vía polarizada actual de soy Guillier o soy Piñera; y por supuesto, creo firmemente que hay un candidato menos malo para Chile, pero ni eso (espero) me moverá a darle mi apoyo en la papeleta, si lo tendrá en criticarlo cuando se deba y felicitarlo cuando corresponda.
En efecto, el voto nulo no cambiará las cosas, pero crees tu que los dos candidatos actuales, con el congreso configurado como esta, ¿lo hará?
En mi caso particular, el voto es nulo, porque creo en buscar el centro político (tan incomprendido como el voto nulo), porque no creo en la gratuidad universal, porque no creo en reglar dinero condonando deudas, sino que, destinándolo a los más desposeídos de Chile, porque no veo a las candidaturas promoviendo derechos civiles reales, porque no veo a nadie llamando a las Pymes, a nadie condenando abusos, porque estas 2 candidaturas en vez de enfrentarse de frente en porque tienen posiciones distintas, decidieron subir la apuesta en el quien da más. No me representan como para darles mi voto, no llamo a nadie a anular, tome su propia posición.

Por Paola Cabeza