Inicio Noticias recientes Los PC que pasaron por la ARCI

Los PC que pasaron por la ARCI

158
0
Compartir

Durante tres años la Universidad Arcis estuvo en la UTI con “respiración artificial” por su grave situación financiera, pero el Cuarto Juzgado Civil de Santiago decretó este martes oficialmente su “muerte” luego de dictaminar la quiebra del plantel por millonarias deudas impagas.

Este acto supone el término de un proyecto académico de izquierda que nació en 1981 como el Instituto Superior de Comunicación y Diseño, y que se convirtió en universidad en 1989.

Durante una década, entre 2004 y fines de 2013, la casa de estudio fue dirigida por importantes figuras del Partido Comunista, al igual que la inmobiliaria Libertad S.A., dueña de las sedes, y las entidades Ical y Ediciones Ical.

Ante la grave crisis económica en que quedó la U. Arcis tras la salida de dichos militantes, con deudas que superan los $8 mil millones, se nombró un administrador provisional que no pudo “resucitar” la universidad.

En diciembre pasada la ministra Adriana Delpiano admitió que el proyecto “no es sustentable en el tiempo”, y tras el fallo judicial el Mineduc anunció la designación de un administrador de cierre para poner fin a la casa de estudios.

El rol de los dirigentes comunistas en la quebrada U. Arcis

De la docena de dirigentes comunistas vinculados a la U. Arcis, los principales fueron el ex asesor de los ministerios de Educación e Interior, Juan Andrés Lagos; el actual ministro de Desarrollo Social, Marcos Barraza; el ex embajador en Uruguay, Eduardo Contreras; el diputado Daniel Núñez; el director de Enami, Patricio Palma Cousiño; y Jorge Insunza Becker. A las que se suma Elisa Neuman, ex pareja de Lagos, ex rectora y militante hasta 1995.

Otro militante que estuvo vinculado como docente fue el actual diputado Hugo Gutiérrez, quien hizo clases de Derecho Civil.

Pese a que el mensaje que pregona el presidente del PC, Guillermo Teillier, es que “el PC no puede ser responsable de lo que realizan sus militantes, como la iglesia no es responsable de lo que hacen los cristianos”, lo cierto es que rectores, académicos, estudiantes, líderes sindicales y hasta ex socios han denunciado la participación del partido de la hoz y el martillo en la universidad.

Casi 20 años estuvo vinculado a la U. Arcis el secretario general del PC, Juan Andrés Lagos, quien presidió el directorio de la corporación durante una década, desde donde movió todos los hilos de la institución, desde los nombramientos de dirigentes académicos, hasta la venta de inmuebles, el retiro de utilidades y la gestión del préstamo de US$9 millones que entregó el gobierno de Hugo Chávez.

Cuando salió del directorio en diciembre de 2013 para ingresar al gobierno de la Presidenta Bachelet, un informe financiero solicitado a la consultora Entrepuertos por el directorio de la universidad, cuando Lagos lo presidía, confirmó ese año un déficit operacional anual de $1.790 millones, una deuda bancaria por $6.780 millones, $5.000 millones en deudas incobrables y una imagen pública que “ha caído en un estado de mediocridad”.

Según una investigación de CiperChile, el PC comenzó a tomar el control del directorio de la corporación Arcis a fines de 2008 a través de sus entidades ONG Ical y Ediciones Ical, y en el directorio cuatro de los siete miembros eran dirigentes comunistas: Juan Andrés Lagos (presidente del directorio), Daniel Núñez, Patricio Palma y Jorge Insunza.

Los vínculos del ministro Barraza con la Arcis

Y es que ellos cuatro formaron parte del núcleo duro que rigió los destinos de la hoy quebrada casa de estudios. A los que se suma el abogado y ex embajador Eduardo Contreras, quien actuaba como representante de Max Marambio.

El diputado Daniel Núñez era socio de Ediciones Ical Ltda junto al también comunista Oscar Azócar, y estando en el directorio presidido por Lagos crearon la inmobiliaria Libertad para traspasar los activos de la casa de estudio por $1.600 millones y cobrar después arriendo a la universidad.

El parlamentario estuvo involucrado en el retiro de utilidades para Ediciones Ical, y administró junto a Marambio los US$9 millones entregados por Chávez.

Patricio Palma, miembro del Comité Central del PC y nombrado por Bachelet como director de Enami en julio de 2014, fue designado en 2004 gerente general de la inmobiliaria Libertad, dueña de las sedes de la universidad.

Dicha empresa comercial también fue dirigida por el actual ministro Marcos Barraza, en su carácter de director de Ical, entidad creada por el PC.

Entre mayo de 2011 y marzo de 2014 Marcos Barraza fue socio de ICAL Capacitaciones, y en septiembre de 2012 llegó a la sociedad Ediciones ICAL Ltda –ambas pertenecientes al PC-, desde la cual integró el directorio de la inmobiliaria Libertad S.A., dueña de la casa de estudios.

En un acta de sesión de diciembre de 2012 Barraza, como presidente del directorio, afirmó que la venta de la sede en Huérfanos 1721 ya se había concretado, y que la inmobiliaria “no contempla proyectos de nuevos inversiones propias del giro, por lo que no tiene sentido y carece de justificación mantener en caja sumas superiores al capital de $1.600 millones”.

El ex embajador Contreras estuvo vinculado durante una década a la universidad como director y socio de la corporación Arcis y miembro del directorio de la inmobiliaria Libertad S. A., donde tuvo atribuciones para “abrir y cerrar cuentas corrientes bancarias de depósito, de crédito o de ahorro y especiales, en moneda nacional o extranjera”.

Fuente:

Durante tres años la Universidad Arcis estuvo en la UTI con “respiración artificial” por su grave situación financiera, pero el Cuarto Juzgado Civil de Santiago decretó este martes oficialmente su “muerte” luego de dictaminar la quiebra del plantel por millonarias deudas impagas.

Este acto supone el término de un proyecto académico de izquierda que nació en 1981 como el Instituto Superior de Comunicación y Diseño, y que se convirtió en universidad en 1989.

Durante una década, entre 2004 y fines de 2013, la casa de estudio fue dirigida por importantes figuras del Partido Comunista, al igual que la inmobiliaria Libertad S.A., dueña de las sedes, y las entidades Ical y Ediciones Ical.

Ante la grave crisis económica en que quedó la U. Arcis tras la salida de dichos militantes, con deudas que superan los $8 mil millones, se nombró un administrador provisional que no pudo “resucitar” la universidad.

En diciembre pasada la ministra Adriana Delpiano admitió que el proyecto “no es sustentable en el tiempo”, y tras el fallo judicial el Mineduc anunció la designación de un administrador de cierre para poner fin a la casa de estudios.

El rol de los dirigentes comunistas en la quebrada U. Arcis

De la docena de dirigentes comunistas vinculados a la U. Arcis, los principales fueron el ex asesor de los ministerios de Educación e Interior, Juan Andrés Lagos; el actual ministro de Desarrollo Social, Marcos Barraza; el ex embajador en Uruguay, Eduardo Contreras; el diputado Daniel Núñez; el director de Enami, Patricio Palma Cousiño; y Jorge Insunza Becker. A las que se suma Elisa Neuman, ex pareja de Lagos, ex rectora y militante hasta 1995.

Otro militante que estuvo vinculado como docente fue el actual diputado Hugo Gutiérrez, quien hizo clases de Derecho Civil.

Pese a que el mensaje que pregona el presidente del PC, Guillermo Teillier, es que “el PC no puede ser responsable de lo que realizan sus militantes, como la iglesia no es responsable de lo que hacen los cristianos”, lo cierto es que rectores, académicos, estudiantes, líderes sindicales y hasta ex socios han denunciado la participación del partido de la hoz y el martillo en la universidad.

Casi 20 años estuvo vinculado a la U. Arcis el secretario general del PC, Juan Andrés Lagos, quien presidió el directorio de la corporación durante una década, desde donde movió todos los hilos de la institución, desde los nombramientos de dirigentes académicos, hasta la venta de inmuebles, el retiro de utilidades y la gestión del préstamo de US$9 millones que entregó el gobierno de Hugo Chávez.

Cuando salió del directorio en diciembre de 2013 para ingresar al gobierno de la Presidenta Bachelet, un informe financiero solicitado a la consultora Entrepuertos por el directorio de la universidad, cuando Lagos lo presidía, confirmó ese año un déficit operacional anual de $1.790 millones, una deuda bancaria por $6.780 millones, $5.000 millones en deudas incobrables y una imagen pública que “ha caído en un estado de mediocridad”.

Según una investigación de CiperChile, el PC comenzó a tomar el control del directorio de la corporación Arcis a fines de 2008 a través de sus entidades ONG Ical y Ediciones Ical, y en el directorio cuatro de los siete miembros eran dirigentes comunistas: Juan Andrés Lagos (presidente del directorio), Daniel Núñez, Patricio Palma y Jorge Insunza.

Los vínculos del ministro Barraza con la Arcis

Y es que ellos cuatro formaron parte del núcleo duro que rigió los destinos de la hoy quebrada casa de estudios. A los que se suma el abogado y ex embajador Eduardo Contreras, quien actuaba como representante de Max Marambio.

El diputado Daniel Núñez era socio de Ediciones Ical Ltda junto al también comunista Oscar Azócar, y estando en el directorio presidido por Lagos crearon la inmobiliaria Libertad para traspasar los activos de la casa de estudio por $1.600 millones y cobrar después arriendo a la universidad.

El parlamentario estuvo involucrado en el retiro de utilidades para Ediciones Ical, y administró junto a Marambio los US$9 millones entregados por Chávez.

Patricio Palma, miembro del Comité Central del PC y nombrado por Bachelet como director de Enami en julio de 2014, fue designado en 2004 gerente general de la inmobiliaria Libertad, dueña de las sedes de la universidad.

Dicha empresa comercial también fue dirigida por el actual ministro Marcos Barraza, en su carácter de director de Ical, entidad creada por el PC.

Entre mayo de 2011 y marzo de 2014 Marcos Barraza fue socio de ICAL Capacitaciones, y en septiembre de 2012 llegó a la sociedad Ediciones ICAL Ltda –ambas pertenecientes al PC-, desde la cual integró el directorio de la inmobiliaria Libertad S.A., dueña de la casa de estudios.

En un acta de sesión de diciembre de 2012 Barraza, como presidente del directorio, afirmó que la venta de la sede en Huérfanos 1721 ya se había concretado, y que la inmobiliaria “no contempla proyectos de nuevos inversiones propias del giro, por lo que no tiene sentido y carece de justificación mantener en caja sumas superiores al capital de $1.600 millones”.

El ex embajador Contreras estuvo vinculado durante una década a la universidad como director y socio de la corporación Arcis y miembro del directorio de la inmobiliaria Libertad S. A., donde tuvo atribuciones para “abrir y cerrar cuentas corrientes bancarias de depósito, de crédito o de ahorro y especiales, en moneda nacional o extranjera”.