Inicio Politica Nacional Los problemas del Ciudadanos chileno

Los problemas del Ciudadanos chileno

613
0
Compartir

El exministro fundó un partido en 2013: Fuerza Pública, al que rebautizó como Ciudadanos en 2015. En él acogió a militantes del ámbito socialdemócrata y democristiano. Sin embargo, tuvo dificultades para superar la estricta reglamentación chilena. El Servicio Electoral disolvió la formación en abril de 2017 por no tener el número mínimo de militantes en tres regiones contiguas u ocho separadas de las 15 regiones de Chile. Velasco recurrió a los tribunales y ganó, pero sólo se le permitió existir legalmente en cinco de las regiones. El daño reputacional ya estaba hecho y Ciudadanos no logró levantar el vuelo a nivel nacional.

Esta es la principal razón por la que Velasco ha terminado siendo candidato al Senado por la Región del Maule, una de las cinco donde el Ciudadanos chileno es un partido legal. Esta región, que con poco más de 1 millón de habitantes es la cuarta más poblada de Chile, es el corazón agrícola del país. Aquí se encuentra la poderosa industria frutícola y algunos de los viñedos más prestigiosos. Su capital es la ciudad de Talca (264.000 habitantes), pero a pocos kilómetros está la localidad de Curicó (244.000 habitantes), donde tiene su sede Miguel Torres-Chile, la filial sudamericana del famoso viticultor catalán.

En la tierra de los ‘huasos’

La del Maule es la región más rural de Chile (un 33,6% de su población vive en el campo). “Es tierra huasa”, dicen los lugareños. El “huaso” es el campesino chileno tradicional. Duros y desconfiados, Velasco ha tenido que forzar sus cerraduras mentales para hacerles llegar su mensaje. Lo hace en un lenguaje llano, tratando con familiaridad a las personas y despojándose de su cosmopolitismo. Se maneja igual de bien con el locutor de una radio popular de Talca -que se obstina en regalar los oídos de sus oyentes con cumbias colombianas y rancheras mexicanas-, que con las mujeres artesanas de un club que elabora pequeñas muñecas con crin de caballo y sacos de arpillera, o con los profesores de la Universidad de Talca, que no ocultan su admiración por la trayectoria de la eminencia que tienen delante.

Un hecho familiar más que un cálculo político predispuso a Velasco para competir en el Maule. Su padre se presentó aquí a una elección como senador en 1973 por el Partido Radical. Los analistas creen que el ex ministro debió fijarse en otros factores porque, entonces, Eugenio Velasco perdió. Los viejos del lugar recuerdan que sacó en torno a un 3% de los votos y fue derrotado por Patricio Aylwin, quien más tarde seria Presidente de la República.

En aquella elección también fue elegido senador el democristiano Andrés Zaldívar. Esto le pone picante a la actual batalla electoral por el Maule, porque Zaldívar, ahora con 81 años, quiere permanecer en al Senado, cámara en la que lleva desde el restablecimiento de la democracia en 1990.

Fuente: https://www.elespanol.com/espana/politica/20171103/259224935_0.html