Inicio Politica Nacional LA ÉPICA DEL NUEVO CIUDADANO

LA ÉPICA DEL NUEVO CIUDADANO

496
0
Compartir

Con mi mejor amiga, en una de esas discusiones que a muy pocos les gusta, una de de política y apasionada. Hacíamos un diagnóstico de nuestra sociedad en donde concluíamos que Chile es una sociedad dividida. Hace muchos años que chile se dividió y hasta ahora nos ha costado y no hemos sido capaces de volver a unirnos como sociedad.

Divididos y distintos, pero distintos en el peor sentido de la palabra. Distintos ante la ley, ante el estado de derecho, ante esa constitución que no garantiza derechos a todos por igual, no todos somos iguales ante la ley en Chile.

Vivimos en barrios distintos vamos a buenos y malos colegios, algunos, los más viejos con la misma enfermedad se salvan, otros simplemente se mueren esperando que los atiendan, unos el 0.01 que gana más dinero en Chile paga menos impuestos que el resto, el 99.99%, unos, los que roban con cuello y corbata no van a la cárcel otros, los que venden en la calle para poder vivir pagan con pena de cárcel.

Y a casi nadie parece impórtale. Salvo en periodo de campañas políticas algunos candidatos prometen lo que todos quieren, luego, una vez en el poder, sobran las excusas e incluso la displicencia, cuando se les pregunta por sus promesas.

La gran mayoría no nos damos por enterados del espectáculo sin gracia del día a día, y es peor, nos marginamos del debate porque el hastío ya nos superó, porque algunos se sienten cómodos caminando en un subdesarrollo exitoso.

Nuestra sociedad, Chile, es el resultado y la suma de muchas individualidades. Habemos por cierto, una arrolladora mayoría de ciudadanos honestos, respetuosos, con un comportamiento correcto, que no tiramos las basuras al suelo, que no hacemos destrozos, que pagamos nuestros impuestos, que sabemos que hay leyes y normas y estamos dispuestos a respetarlas sin que nos vayan a castigar. Somos una mayoría de ciudadanos que hemos incorporado una serie de valores sin necesidad de sanciones. Pero también está esa minoría donde abunda el vivaracho, el aprovechador, el que no es honrado, el que no hace la fila, el que vive haciendo trampa, el que se aprovecha de la confianza y nos roba con o sin corbata.

Por otra parte, hay en nuestra ciudad un déficit insoportable de ciudadanía, de civismo de valores. Esta ciudad, y cuando digo esta ciudad lo digo en términos genéricos, porque esta ciudad es Punta Arenas, Concepción, Antofagasta, Valdivia, Arica, Santiago, etc, cualquier espacio urbano de nuestro tremendo Chile, que está despilfarrando el tremendo potencial para hacer entre todos un país desarrollado. Una sociedad con ciudadanos dispuestos a defender nuestra dignidad, orgullosos de ser críticos y autónomos para comenzar el camino al desarrollo. Pero no ese desarrollo que nos vienen hablando hace 40 años, sino un desarrollo en donde todos tengamos participación, un desarrollo económico, pero también y sobre todo humano que genere mejores condiciones de vida para todos. Porque el desarrollo es sinónimo de valor ciudadano.

Después del consenso en la discusión, mi amiga me preguntaba ¿y que pretenden con un partido nuevo y más encima con gente que nadie los conoce…? Y se respondió sola. “Lo tuyo es pura épica”. Si. le contesté me conoces bien, es épica es lo que siempre he querido y estoy convencido que la mayoría de los chilenos piensa igual.

Y por eso que es casi una hazaña embarcarse en un proyecto de partido cuando casi todo está en tu contra. Y trate de explicarle: Construimos un partido que realmente represente a los Ciudadanos.

Nuestro interés es ser un partido del siglo XXI que aporte ideas y sea una oposición seria que piense a Chile como un país desarrollado. Somos un estilo nuevo de política ciudadana que busca comprender y transmitir lo que quieren más de la mitad de los chilenos que hoy día se decepcionaron y hastiaron de la política añeja.

Queremos poder para elegir, pero queremos ir más allá. ¿Qué haremos cuando un candidato elegido no cumpla sus promesas?, que haremos cuando un político electo traiciona nuestra confianza y se corrompe? ¿Que haremos cuando la justicia hace vista gorda de los delitos que cometen los poderosos?

Permitirles a los ciudadanos no sólo elegir a sus representantes, sino también controlarlos y llevar a cabo los diferentes procesos para enjuiciarlos y destituirlos en el caso de que sea necesario aparece como una tarea pendiente para muchos ciudadanos indignados con nuestro sistema político.

Hay un 58% de chilenos que no se identifican con la política del siglo pasado, a ellos queremos convencerlos de ser Ciudadanos, de asumir esa gran responsabilidad de mirar al país a largo plazo.

Queremos que nos escuchen y nos crean ese 44% de chilenos que no fueron a votar en la elección pasada, porque no creen, lamentablemente en el espectáculo que dan a diario algunos que se dedican a la política.

Queremos que muchos de los 7 millones setecientos mil chilenos que no votaron sepan que hay otra alternativa, una opción sencilla, honesta y con ganas de avanzar como la gran mayoría de los chilenos.

Porque somos gente normal que tenemos muchas ganas e ideas para hacer buena política. Por eso, a partir de ahora queremos más libertad, a partir de ahora buscaremos más igualdad, a partir de ahora haremos que el cambio, se ponga de moda.

Porque vamos por más dignidad de todos los Ciudadanos, los que viven en Las Condes, los que viven en La Pintana, en Recoleta en Macul, en san Bernardo en Quilicura, en Puente Alto en Providencia, en todas los espacios de chile habemos Ciudadanos de a pie que queremos hacer política, como debe ser, con las manos limpias y con la más honesta de las intenciones.

Somos un proyecto civil, un proyecto político, para transformar chile, para cambiar la manera de hacer política, sin los traumas del pasado.

Somos Ciudadanos de a pie para defender nuestra dignidad, la de nuestras familias y vamos a defender lo que somos para que cada día nos sintamos más orgullosos del Chile que construimos, para que cada día Chile nos guste más. Porque quiero ser un Ciudadano protagonista en la construcción de un país justo para todos, sin más beneficios ni abusos para unos pocos.

Porque nos sentimos orgullosos de ser ciudadanos inconformistas, críticos, reflexivos, y hasta rebeldes, porque somos capaces de discernir y darnos cuentas que hoy Chile no es un país amigable para todos. El Chile de hoy no es un país que nos une, al contario somos un país que discrimina, que segrega, y eso no lo queremos más para Chile.

Porque soy un ciudadano inconformista, no me conformo con la corrupción, no la acepto,

No me conformo con los abusos de las empresas, ellos nos deben respetar. No me conformo con la desigualdad y la discriminación. Me siento orgullosos de ser crítico de lo malo de Chile y no autocomplaciente. Me siento orgullosos de ser crítico de lo que piensa e impone la minoría conservadora de Chile. Me siento orgullosos de ser libre, de no deberle nada a nadie y tener la posibilidad de cambiar este país, cambiarlo para que todos tengamos los mismos derechos.

Porque sabemos que entregarse al gobierno es sinónimo de ser absorbido por un sector que no es muy amigable con el cambio. No estamos dispuestos a ser absorbidos ni a transar nuestros principios.

Porque creemos firmemente en las alianzas, en la unión que hace la fuerza. Nos gustan las alianzas nos parecen muy necesarias y vamos a colaborar con todas aquellas fuerzas que compartimos ideas y pensamos parecido, pero no nos uniremos con los que siempre han decepcionado a los ciudadanos, buscaremos las mejores alianzas las que nacen de los Ciudadanos y para los Ciudadanos.

Nos identificamos con un liberalismo político que defiende los derechos humanos, somos la nueva forma de hacer política, el nuevo talante del ciudadano, el que se involucra en los asuntos públicos, somos la generación política del siglo XXI, somos los nuevos ciudadanos, los ciudadanos empoderados, los ciudadanos de a pie.

 

Manuel Lobos Infante
Candidato a vice presidente nacional
Lista Ciudadanos de a pie
Partido Ciudadanos Somos Todos