Inicio Noticias recientes Felipe Kast, senador de Evópoli: “El Pacto de Bogotá es algo que...

Felipe Kast, senador de Evópoli: “El Pacto de Bogotá es algo que ha traído costos para Chile”

83
0
Compartir

Desde la comitiva presidencial en EE.UU., parlamentario analiza fallo de La Haya. Y destaca que Sebastián Piñera haya decidido celebrar el aniversario del triunfo del No.

Fue uno de los senadores que acompañó al Presidente Sebastián Piñera a su primera gira a Estados Unidos. En el avión presidencial, camino a Washington, el senador de Evópoli Felipe Kast destaca la intervención del Mandatario en la Asamblea General de la ONU y valora que no haya abordado, en esa instancia, el fallo de La Haya por la demanda que interpuso Bolivia contra Chile por una salida soberana al mar. Además, dice que es partidario de evaluar la salida de Chile del Pacto de Bogotá porque cree que ha traído más costos para Chile.

¿Qué evaluación hace de la intervención que hizo el Presidente Sebastián Piñera en la ONU?

Creo que hay al menos tres elementos que me parecen relevantes de su intervención y que me interpretan completamente. Uno, y sin lugar a dudas el que fue el hecho más importante del primer día de la gira, es el poder promover una demanda antes la Corte Penal Internacional por presuntos crímenes de lesa humanidad contra Venezuela con cinco otros presidentes (…). El segundo elemento que me parece relevante fue efectivamente la crítica a ciertos síntomas de ideas contrarias a las liberales por parte de algunos líderes en el mundo incluyendo a Donald Trump (…). Siento que en su discurso, en forma precavida pero con firmeza, planteó estas amenazas de ciertas ideas contrarias al liberalismo de las cuales tenemos que tener mucho cuidado (…). El tercer elemento que me parece rescatable y potente es que manifestó también con fuerza que no hemos estado a la altura en la protección del medio ambiente.

¿Faltó quizás más dureza por los dichos de Trump?

Yo siento que el Presidente tuvo que ser prudente todo a vez que horas después de esa intervención tenía que reunirse con Donald Trump.

Durante su intervención evitó hablar del fallo de La Haya y tanto en el oficialismo como oposición lo respaldaron. ¿Era mejor no levantar este tema a nivel internacional a tan pocos días de la sentencia?

Yo creo que esa fue una de las mejores decisiones de la gira, no darle tribuna a espectacularidades políticas que puede querer hacer Evo Morales por esta materia, y yo creo que él que está hoy día más complicado, sin lugar a dudas, también es Evo, en el sentido de que le vendió a su país o a muchos comunicacionalmente de que este fallo les podría devolver el acceso al mar, siendo que se trata de decir de que si Chile se debe sentar a conversar o no con Bolivia.

¿Y qué expectativa tiene del fallo? Porque se habla de varios escenarios y uno de ellos es que la corte diga que ambos países se sienten a negociar.

Ese es un escenario que para nosotros no tiene mucha complicación, lo hemos hecho históricamente, por lo tanto, el rango de acción que tiene esta demanda es muy acotado y por eso no veo escenarios negativos posibles. Simplemente veo que la corte va a tratar de ajustarse a una sentencia probablemente salomónica, como lo ha hecho en otras ocasiones y para nosotros creo que no va a tener mayores complicaciones.

¿Cree que se debe evaluar la permanencia en el Pacto de Bogotá?

Siempre uno puede evaluarlo y claramente la cantidad del costo que ha significado para el país el poder incurrir este tipo de demandas sin lugar a dudas no es menor, pero creo que eso se debe evaluar después del fallo, con calma, no es lo relevante hoy día. Lo relevante es que Chile tiene un tratado limítrofe completamente vigente con Bolivia y sin temas pendientes en materia de límites y fronteras.

¿Usted es partidario de estar en el Pacto de Bogotá o de salirse?

Yo la verdad es que soy partidario de que lo evaluemos. No veo muchos beneficios hoy día en el Pacto de Bogotá, me gustaría ver también qué es lo que pasa con el caso del fallo del lunes, porque desgraciadamente los mismos jueces son designados con criterios políticos y yo siempre he sido muy contrario a organismos que finalmente terminen siendo cooptados por otros intereses. Una alternativa es salirse del Pacto de Bogotá, otra es poder plantearla a la comunidad internacional modificaciones a cómo funciona la corte, pero son todos elementos completamente discutibles y razonables.

¿Pero ahora dice que no ve muchos beneficios en él, es partidario de salirse?

Hoy día no veo muchos beneficios, me tocó incluso participar en la audiencia, en la cantidad de recursos, en la utilización política que hacen algunos presidentes de esta corte, me parece que no le hace muchos favores. Me gustan más los acuerdos internacionales como el Acuerdo de París, donde los países se van comprometiendo a la cooperación internacional. Claramente creo que el Pacto de Bogotá es algo que ha traído costos para Chile.

¿Cómo cree que debería ser la relación con Bolivia después del fallo si es que la corte les dice que ambos deben negociar?

Yo creo que es la misma que hemos tenido tradicionalmente. Con mucha disposición al diálogo, con mucha diplomacia, sin estar dispuestos a ceder soberanía, pero nunca caer en la tónica beligerante, revanchista, mantener un estilo sobrio, serio, respetuoso, pero muy firme en nuestras convicciones y muy firme en los elementos jurídicos que sustentan nuestra posición.

Durante su intervención en la ONU, Piñera también abordó los 30 años del plebiscito del No, un tema que ha generado división en la coalición de Chile Vamos porque se habla de que se va a conmemorar esta fecha. ¿Qué piensa al respecto?

Yo creo que Chile se tiene que sentir orgulloso de esta fecha. Me alegra ver a un Presidente que como buen liberal plantea que el retorno a la democracia es un día muy positivo para nuestro país y yo creo que nosotros como mundo político debiésemos sentirnos orgullosos de ese día. Hoy día cuando uno ve lo que sufre un país como Venezuela producto de la dictadura de Maduro, uno ve que han pasado 60 años desde el comienzo de la dictadura en Cuba, sin lugar a dudas que ese 5 de octubre es un día que todos debiéramos celebrar. Un Presidente que celebra la vuelta a la democracia es un Presidente que está a la altura de los tiempos modernos.

Desde la UDI e, incluso, desde Evópoli se planteó que fuera un acto de bajo perfil. Se transmitió incluso que el diputado Luciano Cruz-Coke había transmitido también que fuera de bajo perfil. ¿Qué opina de eso?

No conozco esa información. Yo creo que es un día que debemos celebrar en forma transversal y las conversaciones que he tenido con Luciano, Hernán Larraín y con otros esta semana apuntan justamente en esa dirección y, de hecho, me tocó conversarlo también con el Presidente durante esta gira y tenemos total coincidencia en esta materia.

¿Le dijo finalmente lo que va a hacer el Presidente?

No, no entramos en ese detalle, simplemente en la importancia de que esta fecha sea un patrimonio de todos los chilenos.

Dentro de los argumentos que esgrimían para que fuera de bajo perfil este acto es decían que una gran mayoría de Chile Vamos o de la coalición votó por el Sí y que por eso no era conveniente hacer “proselitismo” por esa fecha…

Bueno, yo creo que eso lejos de ser un problema habla muy bien de la evolución de la centroderecha. O sea, en lugar de sentirnos de alguna manera inhibidos por el comportamiento de algunos en esa época, debiéramos sentirnos orgullosos de que hoy día, imagino, que todos ellos consideran de que fue una muy buena decisión que haya ganado el No en esa fecha y que haya sido Patricio Aylwin el primer presidente de la democracia. No creo que la democracia esté bajo amenaza o bajo cuestionamiento al interior de Chile Vamos en lo más mínimo.

¿Se equivocan con ese argumento?

Yo creo que no he escuchado ese argumento con mucha fuerza, pero si es que alguien lo ha pronunciado yo creo que es un error y creo que es uno de los elementos que hacen de Chile Vamos una coalición que ha sido evolucionando en la centro derecha, que tenemos un Presidente que en estas materias ha ido en una sola línea y también he visto a muchos miembros de la UDI que en su minuto fueron entusiastas partidarios del Sí que ya han manifestado que su posición para Chile fue sin lugar a dudas terminar con la dictadura, terminar con el gobierno de Pinochet y que fue positivo para Chile pasar a una elección ya hecha y derecha como fue la primera elección en democracia.

El presidente del PRI dijo que en la reunión del comité político del lunes Evópoli planteó que en su partido hay una parte importante que pertenece a la herencia del Sí. ¿Siente que es así?
Yo creo que en Evópoli hay una diversidad tremenda y esa es una gracia que tiene Evópoli y la verdad que una gran mayoría de las personas en Evópoli tienen la convicción de que fue una gran noticia para Chile que se haya transitado a la democracia y por lo mismo es que hoy día nos toca hacernos la siguiente pregunta, que cuál es la siguiente transición, y nosotros creemos que la siguiente transición es poder lograr igualdad en los niños, poder lograr un Chile más justo, poder lograr una cancha pareja, que la cuna no marque tu destino.

¿Cómo cree que debería ser la conmemoración del 5 de octubre?

Con una mirada republicana, transversal, con alegría, con un elemento sustantivo de nuestra historia reciente, con un llamado también a invitar a todos los países que no han logrado transitar a la democracia en el mundo a poder hacerlo, a mirar también esa experiencia como algo que podemos exportar al resto del mundo. Debemos celebrar con mucha fuerza el próximo cinco de octubre el que Chile haya logrado una transición pacífica a la democracia y creo que esa debe ser una fiesta que de la cual los chilenos nos podemos sentir orgullosos.

Fuente: La Tercera