Inicio Politica Nacional Luciano Cruz-Coke: “Este año tenemos que sacar adelante las reformas que son...

Luciano Cruz-Coke: “Este año tenemos que sacar adelante las reformas que son el corazón del programa de gobierno”

121
0
Compartir

Tras su primer año en el Congreso, el diputado hace un positivo balance del trabajo realizado por su sector y plantea los desafíos de 2019 -“la suerte de Chile Vamos está atada a la suerte del gobierno”, dice- y entra al debate sobre la fecha para la elección de gobernadores: “Prefiero demorarnos un poco, pero hacerlo bien”.

Fue electo por unanimidad por sus pares para continuar encabezando la bancada de diputados de Evópoli, tarea que mira con optimismo de cara a los desafíos legislativos que vienen en 2019. Para Luciano Cruz-Coke, las reformas tributaria y previsional que se discutirán este año en el Parlamento sellarán el futuro de Chile Vamos y la posibilidad de continuar, por un segundo mandato, en La Moneda.

De tener un solo parlamentario en la legislatura pasada, Evópoli llegó al Congreso en marzo de 2018 con seis diputados y dos senadores. ¿Cuál es su evaluación tras este primer año?

En términos generales, ha sido un buen año, hemos actuado con mucha cohesión y madurez política como bancada de diputados y en coordinación con nuestros dos senadores, priorizando también ciertos temas que veníamos trabajando en el tiempo y que empezaron a germinar. El caso de “los niños primero” es muy paradigmático, porque se alinea con el énfasis de los más vulnerables desde una mirada liberal, lo toma el gobierno como bandera propia y lo transforma en un impulso político que se traduce en distintos proyectos. Y, además, si uno considera que generamos nexos bastante sólidos como coalición y con el gobierno, en términos de vínculos de confianza, y logramos también ser puente con la “oposición razonable” -distinta a esa otra oposición obstruccionista, totalmente dividida y en el suelo-, podemos hacer un buen balance al terminar la legislatura.

Aunque con más parlamentarios que antes, Evópoli sigue teniendo menor representación que sus socios de Chile Vamos: la UDI y RN. ¿Cuánto ha afectado eso para el trabajo en la coalición, en el Congreso y en la coordinación con el gobierno?

Ese es un hecho de la causa del cual no podemos desentendernos, pero no creo que la cantidad de parlamentarios haya afectado el trabajo. Nosotros hemos actuado bastante cohesionados y en bloque; hay un estudio de la Universidad de Concepción que señala que somos el partido que ha votado más lealmente con el gobierno. Por tanto, en materia legislativa me doy por satisfecho con la labor que hemos tenido. Por supuesto que la ambición, el día de mañana, de ser más grandes, de crecer, de tener mayor influencia dentro de los gobiernos de Chile Vamos existe, pero no podemos desentendernos de nuestra realidad y lo que sí podemos hacer es manejar buenas relaciones con nuestros socios a nivel legislativo.

Usted enfatiza lo positivo, pero cuando Evópoli se ha desmarcado, por ejemplo, con la “ley Machuca liberal”, desde el Presidente Piñera para abajo han sido muy críticos con ustedes…

Bueno, pero no podemos estar de acuerdo siempre. Hoy tenemos una coalición política más amplia, más diversa y hemos aprendido que eso es una virtud. Es muy improbable que una coalición política esté 100% de acuerdo en todo, pero hemos aprendido a administrar nuestras diferencias. Si me hubieran preguntado hace un año si íbamos a ser capaces de terminar un año legislativo en estas condiciones, probablemente hubiera puesto algunas dudas; pero lo que tenemos hoy es que estamos más unidos que cuando comenzamos, nos conocemos mejor, el resultado político es muy bueno. En este año debiéramos jugar mejor, porque tenemos que sacar adelante las reformas que son, probablemente, el corazón del programa de gobierno. Y los resultados futuros van a estar asociados a cómo salgan esos proyectos adelante.

Piñera dijo que la “ley Machuca” genera “ruido”. ¿Cómo conciliar el respaldo al gobierno con la autonomía de los partidos oficialistas para presentar sus propuestas?

Es razonable que, dentro de los valores y principios que defiende cada partido, se hagan propuestas, es parte de las discusiones que tenemos. Debemos entender que no somos un regimiento, pero sí hubo una comprensión por parte de Evópoli y de todo el conglomerado de que tenemos que respaldar Admisión Justa, y ese proyecto también es perfectible.

Hace pocos días se hicieron públicas gestiones que, en privado, estaban impulsando algunos senadores para aplazar la elección de gobernadores regionales. ¿Cuál es su postura al respecto?

Es natural que los parlamentarios de regiones quieran, ante sus electores, promover que esta ley entre en funcionamiento cuando se señaló que iba a ser. Sin embargo, estimo que la ley aún está muy incompleta en términos de las atribuciones que se le transfieren a la figura de los gobernadores regionales. Si tú tienes dos figuras, de las cuales una está legitimada por el voto democrático, que va a ser el gobernador regional, y otra, el delegado presidencial, que va a manejar -en estricto rigor- los servicios públicos y los fondos en la región, va a producir un ruido enorme, se va a transformar en una contienda de competencias permanente entre uno y otro. En la práctica, si no se transfieren las atribuciones para que el gobernador regional tenga un músculo político, lo que vas a tener son eunucos políticos. Si los gobernadores no tienen esas facultades, va a terminar siendo una burla y, de alguna forma, un engaño a las regiones. Yo prefiero demorarnos un poco, pero hacerlo bien y que, efectivamente, la figura del gobernador regional tenga las atribuciones y los recursos.

Si es que ese traspaso de competencias no se conoce en las próximas semanas, ¿se debería aplazar la elección?

No puedo contestar esa pregunta hoy con los antecedentes que tengo. Entiendo que el gobierno está trabajando con mucha fuerza para que se cumpla el calendario programado. Si llegara a suceder que, en un tiempo prudencialmente razonable, llegáramos a la conclusión de que no vamos a tener las competencias traspasadas para poder desarrollar el cargo de la forma en que la ley lo previó, por supuesto que hay que pensar en aplazarlas. Dejar un proyecto a medias, amarrado con una pitilla, no nos sirve para nada.

Ante un eventual cambio de intendentes por parte del gobierno, ¿cree que quienes asuman deben ser aquellos que estén dispuestos a competir en la elección de gobernadores el 2020? Esto, en el caso que esos comicios no se posterguen…

Hay varios criterios. El primero es que tienen que ser profesionales destacados, con capacidad ejecutiva; segundo, la confianza política; y tercero, un cierto equilibrio entre los distintos partidos que forman la coalición. Pero es natural pensar que, esas personas, si lo hacen bien, si tienen vocación política y si la ciudadanía así lo quiere, se transformen en gobernadores regionales.

En materia presidencial, ¿cómo piensan potenciar a quien muy probablemente sea el candidato de Evópoli, Felipe Kast, con la fuerte presencia en la opinión pública de otro eventual candidato que tiene el mismo apellido, José Antonio Kast?

Estamos adelantando una discusión. Cualquiera que hoy esté preparando campañas presidenciales, va a tener al menos un reparo importante por parte de la ciudadanía. O sea, hay problemas de la agenda mujer, de la agenda sobre la niñez, en materia de pensiones, de cómo echamos a andar la economía, que son mucho más importantes que detenerse en la nimiedad de la pequeña pelea por distinguirse si es que dos candidatos tienen el mismo apellido. Ahí no nos equivocamos desde Evópoli. Felipe está haciendo un trabajo articulador en La Araucanía, cumpliendo un rol importante en un conflicto que ha estado en la palestra a partir del caso Cantrillanca, buscando soluciones para un drama que vive una región completa; no se está desviando un momento en pensar lo que va a pasar en la campaña. De hecho, pensar en resolver los problemas que tenemos hoy en la ciudadanía y estar detrás de la agenda que quiere llevar adelante el gobierno es la única forma en que vamos a tener un segundo gobierno de Chile Vamos.

¿Se equivocaron los diputados RN que empezaron a promover a José Antonio Kast como presidenciable?

Estoy sorprendido de esta fiebre veraniega de plantear candidaturas presidenciales. De hecho, creo que debe obedecer a un bochorno producto de la ola de calor. Hay libertad para plantear las candidaturas, y si hay un grupo al que le gusta José Antonio Kast, bueno, pero creo que es una discusión totalmente extemporánea. Yo me quedo con haber terminado un estupendo año político, con una coalición unida, con proyectos que ya están en el Congreso y me parece que la suerte de Chile Vamos está atada a la suerte del gobierno.

Luego de 19 años en que el juez Alejandro Madrid lideró la investigación sobre la muerte del expresidente Eduardo Frei Montalva, determinó que se trató de un homicidio. Pero tras el fallo la mayor parte de Chile Vamos enmudeció…

No, por el contrario. El Presidente de la República fue muy claro en condenar el homicidio del que da cuenta este fallo.

Sin embargo, además del Mandatario, hubo muy pocos dirigentes que expresaron su opinión.

Estamos ante un fallo, no es cosa juzgada, porque esto se va a ver en la Corte Suprema, y tengo la impresión de que muchos han preferido que se pronuncie la Suprema para, tal vez, dar una opinión más definitiva. Eso también se hace por respeto a la familia de Carmen Frei, por la lucha que ha llevado adelante.

¿No tiene que ver con que ya se acusa la participación del régimen de la época en esa muerte? En Chile Vamos genera gran debate el pinochetismo, la participación de algunos dirigentes en el régimen militar…

Parte de eso hay, por supuesto.

Fuente: La Tercera