Inicio Libertades Civiles Eutanasia versus Cuidados Paliativos: El debate que cruzó la tramitación de proyecto...

Eutanasia versus Cuidados Paliativos: El debate que cruzó la tramitación de proyecto aprobado por la Cámara de Diputados

63
0
Compartir

Cámara despachó al Senado el proyecto que amplía el acceso a tratamientos de alivio del dolor y cuidados paliativos a enfermedades terminales no oncológicas. Sectores de la derecha y la Democracia Cristiana buscaron incorporar indicación que apunta a contrarrestar la eutanasia. Esta, sin embargo, fue rechazada.

En abril de 2019 y como una forma de hacer frente al avance que por esos días registraba la moción parlamentaria -impulsada por la oposición y algunos sectores de RN- que legaliza la eutanasia, el gobierno decidió presentar una iniciativa que reconoce, protege y regula el derecho de las personas en situación de enfermedad terminal a un buen morir.

El ingreso del mensaje respondía, además, a una solicitud que el propio oficialismo había hecho a comienzos del gobierno del Presidente Sebastián Piñera. En el primer semestre de 2018, parlamentarios como Jaime Bellolio (UDI) y Sebastián Torrealba (RN) comenzaron a tener conversaciones con el entonces ministro de Salud, Emilio Santelices, para que el Ejecutivo promoviera una iniciativa en ese sentido.

Pero, aunque el borrador del texto estuvo listo en septiembre de 2018, la idea se mantuvo pendiente entre Segpres y la Dirección de Presupuestos, a la espera de confirmar la mejor manera de asegurar su financiamiento. Así, solo en medio de la discusión que había abierto la moción sobre eutanasia y luego de que se hubiera aprobado de forma unánime en la Cámara de Diputados un proyecto de acuerdo para pedir que se enviara el mensaje, el gobierno tomó la decisión política de iniciar el trámite.

Así, luego de tres meses de tramitación, el proyecto -cuyo principal objetivo es ampliar el acceso a tratamientos de alivio del dolor y cuidados paliativos a enfermedades terminales no oncológicas– fue aprobado este jueves por la Cámara Baja de forma unánime, por 122 votos a favor.

Y pese al respaldo transversal a la iniciativa, hubo un elemento que enfrentó las dos posturas que se han alzado a lo largo de la discusión; por un lado, la de quienes sostienen que los cuidados paliativos pueden erigirse como una suerte de freno a la eutanasia, es decir, que el Estado debe proveer a las personas tratamientos para mitigar su dolor y no asistencia médica para terminar con sus vidas, y, por otro, la postura de aquellos que promueven la eutanasia y ven en estos procedimientos paliativos una vía complementaria a personas en condición de salud terminal.

Este debate se pudo apreciar, por ejemplo, a través de una indicación que impulsó la diputada Francesca Muñoz -del ala más conservadora de RN y ligada al mundo evangélico– en el debate de esta mañana. Allí, la parlamentaria repuso una disposición que se había rechazado en la Comisión de Salud -consignada en el mensaje original del Ejecutivo- que era considerada por quienes están por avanzar en materia de eutanasia como una enmienda que impedía el libre ejercicio de ese derecho.

“En ningún caso los tratamientos administrados en el contexto de los cuidados paliativos o el rechazo a dichos tratamientos podrán tener por objeto la aceleración artificial de la muerte, la realización de prácticas eutanásicas o el ensañamiento terapéutico, en los términos y con las limitaciones de los artículos 14, 15 y 16 de la ley N° 20.584”, se detallaba en la indicación que fue respaldada por diputados desde la DC hasta la UDI y que finalmente fue rechazada por un estrecho margen en la sala.

Al respecto, la diputada Muñoz explicó que “este inciso está en plena armonía con lo ya estipulado en la Ley de Derechos y Deberes de los Pacientes en las atenciones de salud. Creo que es importante que quede establecido en esta nueva norma que el Estado está velando por la vida y no por la muerte del paciente y que procurará otorgarle los tratamientos destinados a mitigar la medida de lo posible, sus padecimientos. No queremos que se dé espacio para la ambigüedad o una mala utilización de este buen proyecto de ley”.

En contraste, Vlado Mirosevic ( PL) –uno de los principales impulsores del proyecto de eutanasia- afirmó que “la aplicación de cuidados paliativos es la primera conquista para luego consagrar el derecho a la eutanasia. Quienes quieren oponer cuidados paliativos con eutanasia, como la bancada evangélica, no lo lograrán. Hay que consagrar ambos derechos, más allá de lo que quiera imponer el mundo conservador”.

En la misma línea, el presidente de la Comisión de Salud de la Cámara, Ricardo Celis (PPD), fustigó a los parlamentarios que impulsaron, junto a Muñoz, la polémica indicación: “No han comprendido nada y están preocupados de una cuestión de dogma, en lugar de colocar el acento en la mitigación del dolor y de los cuidados del enfermo terminal no oncológico”.

Desde la derecha, en tanto, algunos diputados descartaron que la enmienda liderada por Muñoz pueda ser considerada como un freno a la eutanasia. En este sentido, Bellolio explicó que “si uno quisiera, podría decir que el fracaso de los cuidados paliativos termina después en una eutanasia, pero no tiene que ver con frenar ni acelerar el proyecto que se está tramitando en la Comisión de Salud; esa es otra controversia que vamos a tener en adelante”. Y, de hecho, aseguró que el texto aprobado hoy en la Corporación “nace mucho antes de la discusión que se estaba dando en la Comisión de Salud en materia de eutanasia, por tanto, este no es un proyecto que le ponga trabas a la eutanasia ni que la fomente, en ningún caso, porque son cosas completamente separadas”.

En la misma línea, Torrealba sostuvo que “no hay que confundir este proyecto de ley con la eutanasia, a pesar de que ambos se ocupan del bien morir”. Esto, pues –según precisa el diputado RN- “lo que otorga este proyecto son los cuidados paliativos para aquellas enfermedades que son dolorosas, y no necesariamente es un freno a la eutanasia”, y –es más– asegura que “para que haya una eutanasia bien ejecutada, tiene que haber cuidados paliativos antes. Sin cuidados paliativos no puede haber eutanasia”.

El ministro de Salud, Jaime Mañalich, en tanto, valoró la expedita tramitación que tuvo el proyecto. “Es un proyecto que se ha tramitado en forma muy acelerada. Quiero recordar que el Presidente lo envió como mensaje a la Cámara de Diputados recién en el mes de abril, así que ha tenido una tramitación súper veloz”, dijo.

El hito legislativo se da justo ad portas de que la Comisión de Salud de la Cámara despache -a más tardar a mediados de agosto- a la sala el proyecto que legaliza la eutanasia y que incluye a adolescentes desde los 14 años.

Fuente: La Tercera